Exposición pasada
Justin Thompson.
HEEL TAP
19 de Septiembre - 30 de Noviembre, 2013
Nota de prensa

Heel Tap

Justin Randolph Thompson

19 Septiembre- 30 Noviembre 2013.




Justin Randolph Thompson es escultor , nacido en Peekskill, Nueva York en el 1979. Vive entre Italia y los EE.UU. desde 2001, ha expuesto a nivel internacional y ha participado en numerosas residencias en los EE.UU. y en Europa. Su trabajo explora las implicaciones históricas de triunfo, la victoria .



Heel tap es una instalación acústica y una performance q ue explora la servidumbre rítmica, la tecnología accionada del hombre, las raíces rítmicas de la música folclórica Española y la participación histórica de los afros americanos en la Guerra Civil Española. Toda la obra es una mirada sobre los mitos afro-americanos que representan sus orígenes.

El leitmotiv de todas las instalaciones es el sonido y el ritmo que para cualquier cultura tiene un significado muy importante y efectos de rito mágico.

Para los afroamericanos el ritmo es fundamental en la vida, y es parte de su propia cultura.

En cada trabajo del artista además lo funcional es un elemento imprescindible: el hurdy gurdy por ejemplo tiene su interés en el estar accionado por el cuerpo humano, acción que de una manera recuerda a la esclavitud.

La instalación gira entorno a 3 elementos dominantes: un torno que gira atril/hurdy gurdy, una cabina de Tap Dance amplificada y una pila de tubos de speakers acolchonados con un trabajo sonoro.


La pieza central de la exposición es una gran escultura cinética que emite sonidos. Basándose sobre el antiguo instrumento, el hurdy gurdy, el sonido es la base de un trabajo acústico, basado en las grabaciones de Alan Lomax en España, elaborado en colaboración con Jason Thompson y creado por tres saxofones.. La pieza en alto de terracota es una composición de tres figuras, basadas sobre los muebles Blackamoor.. Cada figura sujeta en las manos unas partituras.


La segunda pieza es una cabina de Tap Dance con un suelo amplificado. Esta estructura esconde el cuerpo del performer y no su cabeza, amplificando el sonido de sus “tapping” y distorsionándolo. La fachada de la cabina funciona como panel para pegar los documentos que son estampas de un cuento para niños que escribió el poeta,del movimiento de Harlem Renaissance, Langston Hughes(“El primer libro de ritmos”) y serán pegados, como en un ritual, durante la performance.


Las pinturas de betún sobre papel tienen la forma de las alfombras utilizadas por los francotiradores en los combates y las imágenes están inspiradas en los carteles de propaganda de la Guerra Civil y en las figuras pintadas por José María Sert en el Mural “American Progress” en Nueva York.


Otra pieza de la exposición es una pila de tubos de speakers acolchonados, hechos con patchwork que recuerdan la tradición afroamericana. Tomando sus formas de una pila de arboles de palmas cortados, tienen en el interior pequeños subwoofers que repiten un trabajo sonoro basado sobre unas performances históricas de tap dance. Esta compuesta de gorros militares cosidos a mano a partir de fragmentos de colchas americanas.